Google books no viola derechos de autor, según la Suprema Corte estadounidense

google booksEn 2004 la gran empresa Google tuvo la idea de poner en marcha Google Books, una gigantesca biblioteca digital con la que permitiría a los usuarios realizar búsquedas gratuitas en los distintos libros de su catálogo; para lograrlo comenzó a escanear libros de las bibliotecas de todo el mundo.

La idea de poner al alcance de todos el conocimiento era en un principio maravillosa, pero pronto generó suspicacias y desacuerdos, especialmente entre el Sindicato de Autores Estadounidenses quienes argumentaban que Google estaba violando las leyes de propiedad intelectual al digitalizar ilegalmente millones de obras (en aquel entonces 20 millones), sin el pago de derechos correspondiente.

De esta manera en 2005 se fueron a una batalla legal que ha demostrado ser bastante compleja y donde darle la razón a Google o a los demandantes no resultó tan sencillo y en el que independientemente del resultado, siempre habrá luces y sombras en ambas caras de la moneda. A 11 años de distancia, la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos declaró la “Revisión Denegada”, es decir, rechazó la petición del Sindicado de Autores y con ello dio la razón a Google al decir que no viola los derechos de autor dado que Google Books sólo permite ver extractos de las obras, ofreciendo a su vez “un uso justo”.

La batalla ha sido, como ya lo mencionaba, bastante larga y compleja, de hecho, ya en 2013 la Corte del Distrito Este de Nueva York había rechazado la demanda que posteriormente sería llevada a la Corte de Apelaciones del Segundo Distrito de Nueva York, donde fue rechazada nuevamente; lo cual llevó a los demandantes (entre los que se incluían escritores de la talla de J. M. Coetzee, Margaret Atwood, además de periodistas y músicos ) a acudir a la máxima instancia de justicia en Estados Unidos que ha dado el carpetazo final a esta historia.

¿Qué implicaciones tiene esta resolución?

Como es de esperar, la decisión de la Suprema Corte de Estados Unidos no ha dejado satisfechos a todos, Google ha recibido con beneplácito esta resolución:

Estamos agradecidos de que el Tribunal mantuviera la decisión del Segundo Circuito, en la que se llegó a la conclusión de que Google Books es un proyecto transformador y en consonancia con las leyes de propiedad intelectual. El producto (Google Books) funciona en la era digital como un catálogo de fichas al ofrecer a la gente una nueva manera de encontrar y comprar libros, promoviendo a su vez los intereses de los escritores.”

Por su parte, el Sindicato de Autores de Estados Unidos consideró la decisión una “pérdida colosal” para los autores, a estas declaraciones se han sumado también editores y autores españoles y seguramente en los siguientes días se irán adhiriendo otros gremios de autores en distintas partes del mundo.

Más luces y sombras

La digitalización de todos estos materiales beneficia a lectores e investigadores al poner a su alcance millones de libros, entre los cuales se encuentran aquellos que ya están libres de derechos y a los que sería imposible acceder de otra manera.

Google es una empresa a la que le interesa vender, así que no debemos tomarnos muy en serio lo de “poner al alcance de todos…” Al ser rechazada la petición del gremio de autores, le están dando a Google la venia para continuar con el proyecto Google Books y con ello hacerse de más y más información y datos, lo que fortalece aún más a esta empresa.

La Suprema Corte rechazó, sin formular comentarios, la demanda de los escritores, lo cual ha dado pie para que los que están en desacuerdo digan que el máximo tribunal estadounidense no quizo escuchar las razones de los autores para estar en contra de Google Books.

Las implicaciones son muy profundas para las leyes de propiedad intelectual no sólo en Estados Unidos y aunque a leyes sobre la misma materia en distintas partes del mundo no se les puede dar la vuelta tan fácilmente, no deja de ser un precedente importante.

Esta decisión; ¿realmente afecta a los escritores?, ¿realmente beneficia a los usuarios? o, ¿sólo beneficia a Google que cuenta cada día con más información y más poder y por ello resulta tan difícil decirle que no?

Los autores podrán o no estar de acuerdo pero, “quizá” (y pongo en negritas y con comillas la palabra) esta resolución es una especie de llamado de atención a las grandes editoriales que día a día siguen poniendo trabas a los lectores para acceder a sus materiales, aún cuando estos estén dispuestos a pagar, mientras que empresas como Google hacen que el usuario acceda de forma sencilla y rápida a los documentos.

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *