¿Ofrecen las bibliotecas suficientes libros autoeditados?

libros autoeditadosMucho se ha hablado de la autoedición, no es gratuito que el 2012 haya sido el boom de la edición a manos de los mismos autores, como tampoco es gratuito que en el mercado existan cientos de plataformas que permiten a los escritores nóveles (y también algunos consagrados) a hacer sus pinitos por riesgo y cuenta propia; gracias a este boom de la autoedición podemos ver cada vez con más frecuencia libros autoeditados en la lista de los best selles. Parece que la autoedición va por muy buen camino, a pesar de los prejuicios que puedan existir en cuanto a su calidad, los libros autoeditados siguen dando de qué hablar y parece que están entrando en cada rincón del ecosistema del libro. Pero, ¿ofrecen las bibliotecas suficientes libros autoeditados? ¿qué pasa en las bibliotecas?

Esta es la misma pregunta que se plantean en Digital Book World, y es que el tema del libro electrónico en las bibliotecas sigue siendo complicado: los DRM, las editoriales y distribuidores nos obligan a pactar licencias poco favorecedoras para las bibliotecas y, desde luego, al usuario. Aunque distintas editoriales (entre ellas algunas de las que forman parte de las 6 más importantes en Estados Unidos) ya comienzan a considerar la posibilidad de ofrecer sus catálogos de libros electrónicos a las distintas bibliotecas, éstas siguen pagando por tener acceso al libro durante periodos muy cortos, en lugar de adquirirlo realmente.

Todo parece indicar que las bibliotecas y los bibliotecarios seguimos apostando a las grandes editoriales y a los contenidos que éstas ofrecen a pesar de las restricciones a las que nos someten pero, ¿por qué no volvemos nuestra vista a los libros autoeditados? ¿son las editoriales la única manera de conformar el acervo? ¿son las únicas que nos ofrecen buenos contenidos?

Quizá existen dos motivos para esta falta de visión de las bibliotecas en la actualidad:

  1. Tradicionalmente las bibliotecas adquieren sus libros y demás acervo de esta manera, es decir, con editoriales y distribuidores; así que no han aprendido a hacerlo de otra manera.
  2. No se confía en la calidad literaria y editorial de los libros autoeditados.

Pues eso, que es más que nada falta de visión. Las bibliotecas adquieren libros al modo tradicional a empresas no a individuos, sí, pero la autoedición es quizá la única forma de romper los lazos que nos atan a convenios injustos; es cierto que la calidad de los contenidos de este tipo de materiales es su principal barrera, pero ¿podemos afirmar que todos los libros autoeditados carecen de calidad? Yo diría que no, si no, preguntémonos ¿por qué los lectores aceptan cada vez más fácilmente estos libros? ¿por qué existe un crecimiento constante de la autoedición? ¿por qué, incluso, algunos autores otrora tradicionales comienzan a lanzarse de lleno a la autoedición?

Estas no son preguntas menores y quizá los bibliotecarios debieran comenzar a hacerlas en aras de comenzar a adquirir libros autoeditados con menos restricciones y más ganas de salir a la luz pública, ¿qué mejor lugar que las bibliotecas para servir como escaparate de estos materiales? Si lo pensamos un poco más, todas las partes pueden salir beneficiadas (bibliotecas, autores independientes y usuarios) y no como ocurre actualmente con las editoriales y los distribuidores.

3 Respuestas a “¿Ofrecen las bibliotecas suficientes libros autoeditados?”
  1. Al rico libro mayo 10, 2013
  2. jesús mayo 10, 2013
  3. Ana María Gómez Vélez mayo 10, 2013

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *