¿Qué pasa cuando un dispositivo móvil termina su vida útil?

… No señores, no se pongan simpáticos y osen responder que se van al cielo de los cacharros. Alguna vez se han preguntado qué pasa cuando un dispositivo móvil termina su vida útil, ésta es una pregunta seria porque, nos guste o no, nos estamos llenando de basura tecnológica que la vida no nos da para adquirir cada nuevo aparatito que sale al mercado (ya saben: “Quiero la Tablet magnífica” aunque ya tenga la Tablet magnífica Pro, la Tablet magnífica light, la Tablet magnífica para niños y Tablet magnífica phone). Pero, más allá de este consumismo exacerbado, qué pasa con todos esos dispositivos que vamos botando cada vez que adquirimos uno nuevo.

La infografía The route of the common gadget: life & death after usage desarrollada por eCycle Best y a la que llego gracias a Inhabitat y Ebook Friendly resalta la importancia de manejar correctamente la basura tecnológica

Aunque el consejo general es reusar, reciclar y reparar (y, a mi gusto, restringir un poco nuestro consumismo), en la infografía presentan algunos datos que quizá nos convenzan de hacerlo:

  • El reciclaje ahorra costos de eliminación de desechos, genera oportunidades de empleo, alarga la vida útil de los dispositivos, mantiene sustancias dañinas lejos de los mares reduce los costos de energía.
  • El reciclaje también ayuda a recuperar componentes como el titanio, aluminio, acero y plata, entre otros. Por ejemplo, en 2013 se recuperaron metales  de teléfonos celulares por un equivalente de USD$60 millones.

Por el contrario, cuando no se recicla y no se tratan los desechos tecnológicos:

  • Muchos de los residuos son enterrados en terrenos, en el mejor de los casos, pero lo más seguro es que envíen dichos dispositivos a países pobres para que sean desmantelados en condiciones poco seguras que pueden dañar la salud de las personas: asma, cáncer, daños al hígado y riñones, mutaciones genéticas son algunos de los principales problemas de salud.
  • Los desechos pueden producir gases tóxicos como metano y dióxido de carbono.

De manera individual lo que quizá puede resultar útil es, como lo mencionaba arriba, no estar adquiriendo el último grito de la moda tecnológico, no al menos hasta que los dispositivos con los que ya contamos hayan cumplido realmente su vida útil y, desde luego, buscar alternativas de desecho que nos aseguren que estos aparatos se manejen adecuadamente.

¿Se les ocurre alguna otra forma de tratar estos dispositivos?

How-to-dispose-an-old-e-reader-or-tablet-infographic

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *