¿Qué pasará con el e-reader?

DPTS1 de Sony, imagen vía Sony

DPTS1 de Sony, imagen vía Sony

Nadie puede negar que el e-reader (dispositivo de lectura dedicado) vivió un verdadero reinado, pero tampoco se puede negar que éste fue muy corto; con la llegada de las tabletas cada vez son menos las empresas dedicadas a fabricar este tipo de dispositivos; por ello, hoy más que nunca cabe la pregunta ¿qué pasará con el e-reader? ¿cuál es el futuro de estos dispositivos?

A pesar de que las empresas dedicadas a fabricar ereaders se esforzaron (especialmente entre 2011 y 2012) por ofrecer a los usuarios dispositivos con pantallas de alta resolución y sí, algunos pocos, incluso ofrecían pantallas con tecnología eInk a color; la tecnología de las tabletas y las multifuncionalidad que permiten han ido minando, si no la utilidad, al menos sí el interés por los dispositivos con tecnología eInk o tinta electrónica.

Así lo demuestran las caídas en las ventas de ereaders de empresas que en algún momento ofrecieron con mucho éxito dichos dispositivos, tal es el caso de Amazo, Kobo, Sony, Barnes & Noble y algunos otros. De acuerdo con los reportes, las ventas totales de unidades con esta tecnología era en 2012 de 14.9 millones y en 2013 cayó a 13 millones a nivel mundial, más de un millón de unidades en tan sólo un año.

Si bien es cierto que estas cantidades pueden parecer a simple vista importantes, si las comparamos con las ventas de tablets en el mismo periodo, las cosas alcanzan su justa medida; el iPad de Apple, por mencionar uno de los ejemplos más representativos, vendió sólo en el primer trimestre de 2012 más de 11 millones de unidades, sólo dos millones por debajo de las ventas totales de los dispositivos de lectura dedicados durante ese mismo año.

Las ventas de los e-readers, no sólo no se igualan a las de las tabletas, sino que, como podemos ver, están cayendo a pasos agigantados, aunque no es ninguna sorpresa así lo informó Eddie Chen, CFO de E-Ink, la compañía responsable de la tecnología de tinta electrónica, quien además menciona que las ganancias caerán entre 5 y 10% más en el último trimestre. Y, a pesar de que han explorado opciones para  hacer un espacio a su tecnología en otros aparatos (relojes, pantallas de teléfonos celulares, etc.), lo cierto es que su principal ganancia viene del ereader y dichas ganancias ya no pueden sostenerse frente a las ventas millonarias de los distintos dispositivos multitarea, especialmente tabletas y teléfonos celulares.

¿Cuál es pues el futuro del ereader? ¿hay mercado para estos dispositivos? ¿la lectura dedicada logrará que el ereader permanezca? Quizá algunos aún le ven futuro, de hecho Sony lanzó muy recientemente (inicios de abril) su nuevo ereader, el DPTS1, y sí, en comparación con sus hermanos que llegaron antes al mercado, este dispositivo luce avanzado, pero quizá no lo suficiente como una tablet promedio y de hecho, no es tan atractivo como éstas últimas. 

Es quizá por eso que muchos aseguran que los e-readers nacieron obsoletos al ofrecer pantallas que emulan el papel, ¿se aprovechan las posibilidades de las pantallas? así que ¿cuántos dispositivos dedicados veremos en los siguientes años, meses? Aunque Sony aún se arriesgó con este “nuevo” dispositivo, ¿qué compañías seguirán los pasos de Sony y cuáles optarán por seguir el camino de las tabletas y/o quizá explorar otras posibilidades?

¿Ustedes cuál creen que sea el futuro de los e-readers?

Visto en: Good Ereader y The digital reader.

2 Respuestas a “¿Qué pasará con el e-reader?”
  1. Marcos abril 8, 2014
  2. Coatl Sandoval abril 8, 2014

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *