¿Qué pasará con tus ebooks cuando mueras?

413OA4S84oL._SX384_BO1,204,203,200_La muerte es sin duda un tema difícil de tratar, no podemos negar que en una época en la que vivimos tan inmersos en una vida digital es cada vez más necesario hablar sobre que pasará con la huella digital que dejemos una vez que fallecemos.

Desde luego la principal interrogante a la que nos enfrentamos cuando tocamos un tema tan escabroso es el futuro de nuestros perfiles en redes sociales después de nuestra muerte; sin embargo, el tema de la biblioteca digital personal y lo que pasará con tus ebooks cuando mueras no es menor.

En Teleread analizan precisamente este tema y mencionan algunas sugerencias de los autores Evan Carrol y John Romano en el libro Your Digital Afterlife, publicado en 2011, por ejemplo, realizar descartes periódicos a tus colecciones digitales para no dejar a tu futuro heredero lleno de archivos sin orden ni sentido, por cierto, que estas revisiones y descartes periódicos no sólo beneficiarán a nuestros herederos digitales, sino también nos ahorran tiempo en nuestro día a día digital. Por cierto, que estos autores también han creado The Digital Beyond, una think tank dedicada a tratar la muerte digital y asuntos legales relacionados, si se dan una vuelta por la página web se darán cuenta de todas las implicaciones que no tomamos en cuenta con nuestra vida digital.

Y aunque nadie va a negar la utilidad de las recomendaciones que aparecen en el libro antes mencionado, cuando llegamos al tema de la herencia de nuestra biblioteca digital nos damos cuenta que, de hecho, es quizá más difícil de tratar y definir, especialmente porque en materia de libros electrónicos y debido al DRM no hay posibilidad de heredarlos o revenderlos.

Pero además del DRM y su capacidad para hacernos la vida lectora más complicada, incluso cuando ya no hay vida, vale analizar también sobre el acceso a nuestras cuentas, por ejemplo en Amazon, Kobo, iTunes o Google Play, una vez que ya no estamos. ¿Quién podrá acceder a ellas?, ¿podrá transferir los libros de estas bibliotecas digitales a otra biblioteca digital? La respuesta obvia en la actualidad es NO. El estado actual de los libros electrónicos con DRM nos obliga a perder todas estas herencias, pero lo quizá más grave, serán las pérdidas de las notas, los subrayados, compartidos y todo aquello que en el mundo análogo se conoce como testigos y que es lo que precisamente hace a muchas colecciones personales tan valiosas en materia histórica.

No conformes con estas herencias perdidas, se vislumbran preguntas más difíciles de responder: ¿qué pasará cuando una tienda en línea cierre sus puertas? ¿dónde irán a parar todos esos libros electrónicos de la tienda extinta?, ¿qué pasa si algún día del ePub deja de ser un formato estándar?, ¿dónde leeremos todos esos libros cuando estén en un formato que ya no existe?

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *