Razones por las que deberías estar leyendo diariamente audiolibros

Imagen vía Audible y Rich Lee

Imagen vía Audible y Rich Lee

Hace algunos meses les platicaba sobre el poder de los audiolibros en la formación de lectores y en aquel post aventuraba que la razón por la que los audiolibros estén comenzando a gozar de aceptación quizá se debe a la facilidad con la que el lector lee en este formato sin las limitaciones de la lectura tradicional, que podemos resumir en monotasking o monotarea, mientras que los audiolibros nos permiten hacer otras cosas mientras leemos.

En Overdrive publican un interesante artículo titulado las 6 razones por las que deberías estar leyendo diariamente audiolibros y, palabras más palabras menos, también mencionan que los audiolibros son multitasking: puedes audioleer mientras manejas, mientras cocinas, mientras haces ejercicio, y una infinidad de actividades que pueden convivir perfectamente con la audiolectura.

Las otras cinco razones para estar audioleyendo libros están estrechamente relacionadas con el multitasking:

  1. Ejercitarte, especialmente corriendo o caminando, se hace más entretenido si es en compañía de un audiolibro. Hay incluso quienes llevan sus audiolibros a la alberca para disfrutar una buena historia mientras nadan.
  2. Hacer el tráfico más llevadero. Ya les decía, audioleer mientras manejan, claro, siempre y cuando no se les ocurra ponerse audífonos pues podría resultar muy peligroso. En grandes ciudades donde armarte con varios distractores para pasar horas y horas frente a un volante resulta indispensable; así que un audiolibro que nos atrape por varias horas puede resultar la opción perfecta cuando manejamos hacia nuestros trabajos o de regreso a casa; por cierto, el audiolibro aplica también en el caso que el trayecto diario se realice en transporte público.
  3. Algo de descanso a tus ojos antes de ir a la cama. Las pantallas se han vuelto omnipresentes, nos acompañan varias horas al día en nuestros trabajos y, no conformes con ello, las llevamos a todos lados aún cuando se haya terminado el tiempo de trabajo; si eres de los que no puede irse a la cama sin un libro, será definitivamente un descanso para tus ojos (que ya han cubierto su cuota de trabajo durante todo el día) si el camino hacia el sueño lo haces escuchando un libro.
  4. Ayudar a los lectores jóvenes. Mucho se ha discutido que actualmente los jóvenes no leen y, aunque en lo personal no me tomo muy en serio esta aseveración, sí considero que los audiolibros resultan más amigables y atractivos para aquellos lectores en potencia que aún no terminan de convencerse de la lectura; pero además del fomento a la lectura, los audiolibros pueden ayudar también a mejorar o practicar idiomas.
  5. Comenzar a disfrutar las rutinas. Volvemos al tema de la multitarea en donde tareas domésticas rutinarias como hacer la limpieza, lavar o cocinar se hacen menos tediosas cuando se hacen acompañadas de un audiolibro.

Agregaría a esta una razón más que en lo personal me ha resultado bastante: una buena forma para acercarte a los clásicos literarios y a todas aquellas lecturas que encabezan las listas tipo “los 5 libros que debes… antes de…” es a través de los audiolibros.

¿Se les ocurre otra buena razón por la cuál deberíamos estar leyendo diariamente audiolibros?

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *