Factores que debemos considerar al adquirir un e-reader

20120628-211541.jpg
Foto vía: Amazon

Seguramente muchos se han planteado esta pregunta y con toda certeza encontrarán, si no la respuesta, al menos varios blogs donde se han dado algunos tipos sobre las consideraciones imprescindibles al momento de adquirir un e-reader. En el blog hermano, uvejota: blog de bibliotecas y algo más ya hablé en una ocasión de qué factores considerar al elegir un dispositivo de lectura; sin embargo, nunca está de más volver sobre este asunto, así que ¿que e-reader elegir?

La primer pregunta que debemos resolver es ¿queremos un dispositivo de lectura dedicado o queremos uno multipropósito?

Con el auge de las tablets, a muchos parecerá hoy en día una pregunta sin sentido; sin embargo, no debemos olvidar que, en el camino existen personas que lo único que desean es leer y no quieren mezclar sus lecturas con ninguna otra actividad; mientras que también están los que desean poder hacer todo desde un sólo dispositivo. Para este post nos enfocaremos en los primeros usuarios.

Una vez que hemos decidido que queremos un dispositivo de lectura dedicado, lo más importante es conocer cuáles se distribuyen en nuestro país. Aunque en el mercado hay un sinfín de dispositivos y muchos de los que van a adquirir pueden sentirse abrumados, lo cierto es que no todos se encuentran en cualquier país; en México, por ejemplo, la distribución es bastante escueta y esta es casi una constante en el resto de países de América Latina, lo cual nos habla de un desarrollo que aunque avanza, aún lo hace de manera lenta. En México, desafortunadamente, la oferta no es muy grande y sólo encontramos al Papyre de la empresa española Grammata y distribuido por Librerías Gandhi, la familia Kindle se puede comprar directo en la web global de Amazon.

Otro punto a tomar en cuenta es, desde luego, el costo o, mejor dicho, nuestro presupuesto y, con base en ello,o casi a la par, determinar qué características buscamos, por ejemplo, queremos una pantalla táctil, con conectividad WiFi para descargar los libros directo en el dispositivo, qué tan seguido lo haremos o preferimos descargarlos a través de un puerto USB, la memoria y si es expandible. Otros aspectos son la tecnología de la pantalla, aunque hoy en día la gran mayoría utiliza eInk que emula el papel.

Un aspecto que no debemos pasar por alto es el o los formatos que acepte el dispositivo, actualmente el formato estándar es el ePub así que es imprescindible que el e-reader que nos llevemos a casa acepte este formato, aunque no está de más que acepte otros que también son básicos, por ejemplo PDF, txt, Mobi. Ninguno de los dispositivos de la familia Kindle, por ejemplo, acepta el formato ePub, así que aunque muchos lo tengan entre su primera opción de compra, lo cierto es que, aunque podamos cargar archivos personales en formato PDF o Doc, al ser un dispositivo cerrado sólo nos permitirá adquirir libros en la Kindle Store de Amazon y tendremos que olvidarnos de la oferta en otras librerías en línea.

Otros dispositivos por ejemplo, al aceptar el ePub, agrandan las posibilidades de adquisición, el Papyre acepta libros de Gandhi, del FCE y de otras tiendas, incluso, podemos descargar libros gratuitos en portales creados para tal propósito, como es el caso del Proyecto Gutenberg, The Internet Project, y otros.

Y ya que estamos hablando de la disponibilidad, convendrá detenernos el tema de la protección de los archivos (DRM). ¿Nuestros dispositivos son cerrados, permiten el intercambio de archivos entre usuarios, permiten el préstamo en bibliotecas? ¿podemos respaldar nuestros archivos ya sea en nuestras computadoras o en la nube?

Los anteriores son, algunos de los aspectos más importantes que debemos tener presente al momento de adquirir un e-reader, aunque no dudo que existan más. Si detectan alguno que no aparezca en este post, no duden en comentarlo.

3 Comentarios to “Factores que debemos considerar al adquirir un e-reader”
  1. Alejandro Reyes Jorge julio 19, 2012
  2. Omar R. septiembre 10, 2012
  3. andrea b octubre 31, 2012

Deja un comentario