Crecimiento y auge del e-book, informe Pew Research Center

El 4 de abril pasado el Pew Research Center publicó The Rise o e-reading, un estudio realizado entre el 16 de noviembre y el 21 de diciembre de 2011 y cuyos resultados resultan muy interesantes al presentar datos concretos sobre la penetración que está teniendo en Estados Unidos la lectura que se hace a través de una pantalla. Entre los datos más interesantes destacan los siguientes:

  • 21% de los estadounidenses leyeron un e-book durante el 2011, porcentaje que se incrementó gracias a la temporada navideña, donde el regalo principal consistió precisamente en e-readers o tablets; durante el periodo previo a la temporada navideña este número alcanzaba sólo el 17% de los estadounidenses mayores de 18 años. Aunque parezca un porcentaje bajo, en diciembre de 2011 el 46% de los estadounidenses mayores de 16 años reportaban no haber leído libros electrónicos durante el 2010.
  • Previo a la temporada navideña (nov 2011) el 10% de los lectores poseía un dispositivo de lectura dedicado, mientras que después de dicha temporada este número aumentó a un 19%, en enero de 2012 un 29% de estadounidenses mayores de 18 años cuenta ya con un e-reader.
  • Aunque le lectura de libros electrónicos se va incrementando, esto no quiere decir que los lectores “habituales” hayan abandonado el formato impreso, ya que el 88% de los mismos afirma haber leído en ambos formatos; el dato anterior nos sirve para argumentar que los lectores más asiduos en realidad están preocupados por los contenidos y no por los formatos, es decir, que el libro electrónico no representa realmente una amenaza para la permanencia del libro impreso y, lo que es más importante, es muy probable que estos lectores actualmente estén leyendo más libros sin importar el formato.
  • En este mismo orden de ideas, quizá el dato más interesante es el que tiene que ver con la promoción lectora: 30% de los lectores habituales reportaron estar leyendo más tiempo, es decir que el uso de los dispositivos está incrementado el nivel de lectura.
  • Asimismo, 41% de los propietarios de tabletas y 35% de los propietarios de dispositivos de lectura dedicados aseguran que también están leyendo más desde la llegada de los contenidos electrónicos, este dato resulta especialmente curioso si tomamos en cuenta que hay quienes afirman que no es posible leer o realizar lecturas profundas en una tableta.

Aunque como lo mencioné al inicio de este post, los datos sólo se pueden aplicar a Estados Unidos país donde, como todos sabemos, el desarrollo del libro electrónico está muy por encima del mexicano y del resto de países de América Latina, nos dan una pauta sobre el panorama de la lectura en pantalla y, con la debida distancia, bien podemos adaptar a lo que sucede de manera local (“tropicalizar” como se dice vulgarmente).

The rise of e-reading (PDF)

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *