¿Las tablets están matando a los e-readers?

Aunque es algo que hemos visto como una constante desde el lanzamiento del iPad en enero de 2010 y especialmente a raíz de la llegada del Kindle Fire en 2011, los estudios e investigaciones sobre la materia no hacen más que confirmar la percepción general: las tablets están comenzando a dominar el mercado del e-book y poco a poco están dejando atrás a los dispositivos de lectura dedicados, mejor conocidos como e-readers.

Una muestra muy clara de ello es que los fabricantes como Amazon y Barnes & Noble, que anteriormente se esmeraban en lanzar dispositivos de lectura dedicados ahora compiten en el mercado con tablets; de hecho, eInk –la empresa responsable de la tecnología con el mismo nombre que emula la lectura en papel y que es la más utilizada en las pantallas de los e-readers– publicó en enero de este año que sus ingresos durante el año anterior fueron de US$48 millones, es decir, 63% menos comparado con 2010, lo que puede ser interpretado como un menor número de e-readers vendidos.

Por otro lado, el estudio más reciente de BISG (Book Indus­try Study Group) titulado Actitudes de consumo hacia la lectura en e-book indica que en los últimos seis meses la preferencia de los usuarios por los dispositivos de lectura dedicados como el Nook de Barnes & Noble o el Kindle de Amazon ha disminuido de un 72% a un 58%, mientras que la preferencia por las Tablets poco a poco ha ido aumentando hasta llegar al 24% del mercado.

Este crecimiento es significativo, pues en agosto de 2011 alcanzaba sólo el 13%. Y lejos de lo que se puede esperar, el iPad aunque sigue liderando el mercado de las tablets sólo creció 1% durante el mismo periodo, mientras que el Kindle Fire de Amazon y el Nook Tablet de Barnes & Noble mostraron ser los favoritos de los usuarios con un crecimiento del 14%. Asimismo, otros estudios indican que sólo el Kindle Fire se está haciendo del 54.4% del mercado de las tablets con sistema Android, es decir, los dispositivos de lectura que dominan hoy en día el mercado editorial son el de Amazon y Apple.

Por último, el estudio de ABI y del que ya hablé en un post anterior, también muestra la preferencia que los usuarios están mostrando por las tablets frente a los e-readers, especialmente entre los lectores más jóvenes, así como entre los adultos mayores. Lo cual debe ser una advertencia para las editoriales y sus desarrolladores al momento de crear aplicaciones de lectura amigables y atractivas para hacerse con ambos segmentos y futuros lectores de e-books.

Todo lo anterior nos hace reflexionar que un dispositivo de lectura dedicado, si bien en un inicio era visto como la principal característica y ventaja de los e-readers, es quizá lo que precisamente esté marcando el fracaso de dichos dispositivos frente a aquellos que son multitarea, como bien lo están mostrando actualmente todas las tablets que hay en el mercado, especialmente el iPad y el Kindle Fire.

Lo anterior no deja de ser interesante pues, si bien el usuario, un lector “consagrado,” por llamarlo de algún modo, no desea ningún tipo de distracción a la hora de leer, lo cierto es que la mayoría de los usuarios quieren hacer otras cosas, entre las que se incluye la lectura y, si esto lo permite un sólo dispositivo, es de esperar que se encuentre como el favorito al momento de adquirir cualquier gadget.

En este mismo tema, muchos aseguran que el “multitasking” de las tablets no permite la lectura profunda, de hecho, se han realizado también varios estudios al respecto; sin embargo, este ya es tema para otro post y también para muchos estudios especializados que nos indiquen qué está ocurriendo con la lectura en pantalla y si, de hecho, se le puede considerar lectura.

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *