Narrativa transmedia en la LIJ

narrativa transmedia

De esta 39 FILIJ tengo muchos sinsabores de los que ya algún día les platicaré, sin embargo, hubo algunos claros interesantes que nos dejan ver cómo a pesar de las administraciones, la FILIJ tiene vida propia y muchos interesados en que las cosas salgan bien. La sala de primera infancia y también la participación del Bibliomóvil de la SECTEI con un programa de actividades muy nutrido e interesante son dos buenos ejemplos de los claros en esta FILIJ. Por otro lado, tuve el honor de que la Fundación Había una Vez me invitara a presentar, a lado de la gran ilustradora Paloma Valdivia, el número 28 de la Revista Había una vez, que en esta ocasión estuvo dedicado a la narrativa transmedia en la LIJ, un término del que ya iremos escuchando cada vez más. Acá les comparto algunas reflexiones que tuvimos ese día y al final la presentación:

Mientras muchos todavía se siguen preguntando si el libro electrónico va a reemplazar al papel y ven con cierta suspicacia o nerviosismo a esta “nueva forma de lectura”. La vida avanza y nos trae la narrativa transmedia sin darnos cuenta. Pero, ¿qué es la narrativa transmedia? Son todas esas historias alternas que surgen de una historia en específico, pero que migran hacia otro medio. No se trata de una mera adaptación a otro medio, se trata de historias completamente nuevas en un medio distinto al original. En fin, es un universo completamente nuevo que parte de una determinada historia y toma un rumbo propio en un formato distinto. 

Un buen ejemplo de narrativa transmedia lo encontramos en todas esas obras alternas de Harry Potter, por ejemplo, el parque temático, las apps de juegos, como Howarts mistery, en la que el usuario se convierte en un estudiante de la escuela de Howarts y debe recorrer las distintas etapas por las que pasa un estudiante común de la misma. Los juegos de rol. Los podcast en torno a la obra, y un amplio etcétera. Y es en el mismo universo Potteriano que surge un ejemplo interesante: algunos años después de que se pusiera el punto final a la saga literaria, Rowling tuvo que volver a la historia y continuarla, pero en esta ocasión, la última entrega nació como una obra de teatro: Harry Potter y el legado maldito, que tiempo después fue publicada como libro.

Otro buen ejemplo de transmedia, son todas las obras derivadas de la saga literaria Juego de tronos, la serie para televisión es quizá la más interesante pues se realizaron 8 temporadas, mientras que la saga literaria consta actualmente de 5 volúmenes y dos aún por publicarse. La serie tomó vida propia, terminó y causó todo un revuelo de discusión, mientras que la saga literaria aún no finaliza y no hay fecha de publicación de los dos volúmenes restantes. 

50 sombras de Grey es otro buen ejemplo, porque además conjunta otro término que también va muy de la mano con el concepto de transmedia, el Fanfiction, es decir, todas aquellas obras derivadas que crean los fans. Para los que no conozcan la historia, 50 sombras de Grey nació en una plataforma de fanfiction y era nada más y nada menos que una historia alterna de la saga Crepúsculo

Otro muy buen ejemplo de narrativa transmedia es la serie de televisión Once upon a time (Había una vez), que haciendo mashups de los distintos cuentos de hadas contaron una historia totalmente nueva. La serie Grimm es también un buen ejemplo de transmedia. 

Quizá uno de los aspectos más interesantes de la transmedia es que mientras nosotros, los adultos y conocedores, nos damos golpes de pecho y aseguramos que los chicos ya no leen, son precisamente ellos quienes nos llevan la ventaja leyendo, pero leyendo de muchas y muy diversas maneras. Porque es momento de asumir que la lectura ya no se puede seguir concibiendo como igual a libro impreso e igual a novela. 

Aún más importante que la diversificación de la lectura, es que el lector ya no es ese ser pasivo, ahora también es un creador y está activo en todas estas narrativas. La transmedia nos lo está dejando muy claro con los creadores de fanfiction, con los booktubers, con los gamers, etc.

Por ello me dio tanto gusto que el número 28 de la Revista Había una Vez abordara este tema, porque precisamente necesitamos que más medios especializados pongan sobre la mesa de manera seria lo que está pasando con la lectura y los lectores. Por ello también me dio gusto encontrar en el interior de sus páginas, voces expertas que le han dedicado tiempo al tema como Lucas Ramada Prieto o Gemma Lluch, también me gustó encontrar recomendaciones y me dio gusto ver reflejadas algunas ideas que nos dan vuelta cuando entramos en la vorágine de la lectura en pantalla, pero en especial de las narrativas transmedia.

Deja un comentario