El número de libros autoeditados es el que registró un mayor crecimiento durante 2018

libros autoeditadosUna aseveración constante en los últimos años es que el consumo de libros electrónicos va a la baja; sin embargo, resulta curioso que en esta aseveración nunca incluyan a los libros autoeditados. Y digo que resulta curioso porque la autoedición es un sector en el mercado del libro que, al igual que el audiolibro, no para de crecer; de modo que si se incluyeran en las encuestas, estadísticas y demás estudios, veríamos que efectivamente el consumo de libros electrónicos no va a la baja. 

Como muestra un ejemplo. De acuerdo con Self-publishing in the United States, 2013-2018, la encuesta para el mercado de la autoedición que elabora anualmente Bowker, el número de libros autoeditados es el que precisamente registró un mayor crecimiento durante 2018. El número total de títulos publicados tanto impresos, como autoeditados en 2018 fue de 1.68 millones, lo que representó un incremento del 40% en relación con el año anterior.

Otro dato por demás interesante es que el segmento de libros autoeditados en ambos formatos ha crecido un 263% desde 2013. Y aunque el porcentaje de libros autoeditados exclusivamente en formato electrónico ocupa un discreto 8% durante 2018 y que, de hecho, se ha registrado una caída de 0.82% en relación con el año anterior, sigue siendo una muestra de que el libro autoeditado en formato electrónico se consume. No olvidemos además que estas cifras se basan sólo en los ISBN registrados, por lo que está dejando fuera a los libros autoeditados que no cuentan con ISBN y a los publicados en Create Space, la división de Amazon que incluye al Kindle Direct Publishing y que cuentan con su propio identificador. Es decir que, de incluirse estos títulos, veríamos un incremento aún mayor en la publicación y consumo de libros electrónicos.

¿Pero a qué podemos deber este crecimiento constante? De acuerdo con el estudio la calidad de estos materiales sigue mejorando conforme se amplían y diversifican los servicios que van desde la corrección de estilo, hasta el diseño de portada y que, en conjunto con la oferta cada vez más amplia de herramientas de marketing y distribución en línea, facilitan al autor la edición y distribución de sus materiales. 

Además de la autoedición,otros sectores que no debemos olvidar en el consumo del libro electrónico es el de los llamados «Originals», es decir, aquellas obras que sólo se publican en una plataforma y también las plataformas de suscripción. De incluirse estos, es muy posible que veamos un panorama muy distinto, sólo que el consumo ya no sería por compra, sino por renta.

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *