Las redes sociales y la repercusión en la lectura en pantalla

20120813-234754.jpg

Definitivamente la lectura ya no es lo que era antes o, mejor dicho, la percepción sobre la lectura ha cambiando gracias a los nuevos formatos; sin embargo, yo defiendo a capa y espada que lo único que cambia son precisamente estos formatos, no la lectura en sí.

A pesar de ello, he de reconocer que tanto los “nuevos” formatos, como las redes sociales han abierto ventanas de posibilidades para la lectura que nos hacen entender que esta actividad puede y debe realizarse más allá del simple libro impreso. Creo que tanto el libro electrónico, el libro electrónico interactivo y los contenidos sociales nos permiten ver que esto también es lectura y que estamos vivendo una época donde afortunadamente se lee más, aunque a los ortodoxos no les guste.

El cuento corto, género literario exitoso y previo a la era del e-book tiene hoy en día mayor repercusión gracias a sitios de microblogging como Twitter, donde es necesario explicarte, expresarte y darte a entender en no más de 140 caracteres.

Y es precisamente en Twitter donde la Ficción Mínima o Breve viene ganando terreno y donde también muchos escritores, algunos de ellos consagrados y otros independientes, están encontrando una beta no sólo para la autopromoción, sino también para hacer su litertura. Lo que resulta quizá más sorprendente es que este red social goce actualmente de tanta importancia no sólo entre los usuarios de redes sociales y de microbbloging, sino también que esté saltando como una fuente importante entre los medios tradicionales de comunicación e, incluso que los tweets de algunas cuentas se conviertan en los libros electrónicos o, incluso, en libros impresos respaldados por editoriales más tradicionales.

Prueba de lo que les vengo diciendo es #140 Trending Topics que hicieron historia, una recopilación elaborada por Illuminati Lab de los TT (Trending Topics o Temas de Tendencia en Twitter) más destacados durante las recientes elecciones en México y donde vimos que twitter fue un espacio no sólo de expresión, sino también de organización que impactó no sólo el día a día en redes sociales, sino también la vida fuera de las pantallas.

Un tweet que salta a la vida diaria, que impacta en lo social y en lo político y que llega incluso a ser un libro de análisis es quizá una parte del futuro de la lectura en pantalla, desde luego, sólo una parte, pues ésta, al igual que la lectura tradicional se manifiesta de muchas maneras y se realiza en diferentes formatos. En el camino hay otros ejemplos similares aunque con temática distinta y de las que les hablaré en otras entradas.

Descarga el libro en este link.

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *